Ictus: Definición, Síntomas y que hacer en caso de ataque

ictus

La palabra ICTUS viene del latín y significa golpeado, herido. Eso debía parecerles a nuestros antepasados, que algún ser invisible golpeaba a las personas y las dejaba heridas o muertas.

¿Qué es un Ictus?

Hoy en día se conoce mucho mejor el ictus, sus factores de riesgo, cómo actúa en el cerebro durante los primeros minutos y las medidas terapéuticas eficaces para intentar minimizar sus efectos, en algunos casos devastadores.

El término ictus que empleamos en la actualidad, corresponde a lo que tiempo atrás era conocido como accidente cerebrovascular. Se clasifica en :

  • Ictus isquémico: (conocido coloquialmente como infarto cerebral, trombosis o embolia cerebral) consiste en que un trombo obstruye una arteria y en consecuencia no llega suficiente aporte de sangre a un territorio del cerebro y éste se infarta. Así, pues, trombosis e infarto hablan del mismo proceso, el primero sería la causa y el segundo la consecuencia.
  • Ictus hemorrágico: conocido como “derrame cerebral” consiste en que una arteria se rompe y la sangre sale, se extravasa de forma localizada (hematoma intra-cerebral) o de forma difusa (hemorragia subaracnoidea) en el cerebro

Factores de riesgo del Ictus cerebral

Los factores de riesgo vascular que favorecen la aparición del ictus son:

  • La edad
  • La hipertensión y la diabetes
  • El aumento de colesterol
  • El tabaquismo y el abuso de alcohol
  • La obesidad y el sedentarismo
  • La fibrilación auricular
  • El síndrome de apnea del sueño
  • El consumo de drogas como la cocaína
  • Cardiopatías valvulares o embolígenas
  • Enfermedades inusuales como la hiperhomocistinemia

Tercera causa de muerte en el mundo

El ictus representa la tercera causa de mortalidad a nivel mundial por detrás de la cardiopatía isquémica y del cáncer. Su incidencia es mayor en adultos por encima de 65 años y algo más intensa en los varones. Aproximadamente el 80% de los ictus son isquémicos y el 20% hemorrágicos.

Síntomas: cómo identificar que estás sufriendo un ictus

Dependiendo del territorio vascular que se vea afectado, los síntomas que van a presentarse serán diferentes:

  • Alteración en el campo visual
  • Visión doble
  • Desviación de la comisura bucal
  • Dificultad para articular, emitir palabras o para comprenderlas
  • Pérdida de fuerza en una parte del cuerpo: brazo, pierna o ambos pero habitualmente del mismo lado
  • Alteración en la sensibilidad en un hemicuerpo
  • Episodio de vértigo central asociado a inestabilidad para deambular

No se considera, por ejemplo, ictus una pérdida de conocimiento aislada sin ningún otro síntoma neurológico asociado o un mareo inespecífico sin otros hallazgos patológicos.

La importancia del tiempo cuando se establece un Ictus

Cuando se establece un ictus el tiempo es fundamental. Se empiezan a desarrollar una cascada de acontecimientos intracelulares muy nocivos que si se puede evitar y detener, van a ayudar de manera clave a conseguir estabilizar el daño cerebral y lograr que las secuelas sean mínimas o inexistentes.

Por ello, ante cualquier déficit neurológico agudo hay que acudir urgentemente al hospital sin esperar en casa para observar si por sí sólo mejora.

Tratamiento del Ictus y cómo actuar en una ataque

El tratamiento del ICTUS tiene varias vertientes, la prevención, la fase aguda, la recuperación de las secuelas y el intento de que no se repita, porque esto puede ocurrir.

La prevención del ictus parte muy importante

La prevención, como siempre, es lo más importante. Debemos mantenernos sanos, cuidar nuestra alimentación.

  • No abusar de las grasas animales.
  • Fomentando la dieta mediterránea, con verduras, frutas, aceite de oliva y legumbres.
  • Mantener una actividad física moderada con paseos, bicicleta y/o natación.
  • Visitar a nuestro médico de atención primaria para realizar controles periódicos de nuestra tensión arterial, colesterol, glucosa…

Cómo actuar en caso de ataque repentino

Si el paciente presenta un ictus debe de ingresar inmediatamente. Allí se le hará un estudio vascular y se buscará la causa que lo ha originado para poder prescribir el tratamiento preventivo más adecuado.

Durante el ingreso se iniciarán todas las medidas protocolarias del tratamiento de la fase aguda del ictus.

  • Las primeras 3 horas son fundamentales para poder trasladar al paciente al centro hospitalario, ya que dentro de ese tiempo se pueden intentar tratamientos más específicos para conseguir que las secuelas del daño cerebral sean lo menores posibles (como la trombolisis)
  • Según el origen del ictus isquémico sea trombótico o cardioembólico, se pautará tratamiento antiagregante (Adiro, Clopidogrel,..) o anticoagulante (Sintrom, Pradaxa,..).
  • Durante la fase aguda del ictus no bajar la tensión arterial en casa antes de acudir al hospital. El organismo tiende a subir las cifras de tensión arterial para intentar bombear más sangre a ese territorio obstruido. Si nosotros bajamos la tensión arterial de forma brusca, disminuye la presión de perfusión y posiblemente se agrave el área de isquemia y el paciente empeore.
  • Una vez estabilizado el paciente es muy importante iniciar el tratamiento rehabilitador. Si es posible, debería empezar durante el ingreso hospitalario, ya que cuanto antes se inicie la rehabilitación, y más constante y perseverante sea el enfermo, mejor evolución va a tener y menos secuelas neurológicas quedarán.

En caso de creer estar sufriendo un ICTUS

Debemos acudir al neurólogo lo antes posible para que comience el tratamiento inmediatamente y pueda restablecerse el flujo sanguíneo cuanto antes en la zona de cerebro afectada.

La medicina en la actualidad ha conseguido establecer unos protocolos de asistencia muy eficaces, pero es necesaria una concienciación de que se trata de una urgencia médica, en ocasiones vital.

No obstante, hay que tener siempre presente que la prevención primaria y el buen control de los factores de riesgo vascular son las claves del éxito.