Beneficios de dejar de fumar: Métodos y libros para empezar hoy

Cómo dejar de fumar
  • Un fumador aspira el 15% del humo y una persona que esté a su alrededor el 85%.
  • Dejar de fumar reduce a la mitad la posibilidad de padecer cáncer de pulmón, garganta, boca, esófago y vejiga.

Datos sobre el consumo de tabaco y los riesgos de fumar

Fumar afecta a casi todos los órganos de nuestro cuerpo y en España fuma el 22% de la población, sobre todo las personas de 25 a 35 años, según la Encuesta Nacional de Salud 2018. Sin embargo, aunque las cifras de fumadores han ido bajando a lo largo de los años, el tabaco sigue haciendo los mismos efectos y perjudica gravemente la salud de quien tiene el hábito.

Se calcula que entre las causas del cáncer de pulmón, aproximadamente,  el tabaco es el responsable de más del 80% de los casos, así como de otros cánceres y problemas de salud, sobre todo respiratorios. Además, la OMS informa que fumar provocará la muerte de hasta la mitad de quienes lo consumen.

Asimismo, el cigarro no solo afecta gravemente a tu salud, sino también a los que te rodean ya que, según la Asociación Española Contra el Cáncer, una persona fumadora solo aspira el 15% del humo del tabaco, de modo que el porcentaje restante afecta a las personas que se encuentren cerca del fumador convirtiéndolos, así, en fumadores pasivos.

Fumar provocará la muerte de la mitad de sus consumidores (OMS)

riesgos de fumar
¿Cómo afecta a tu cuerpo fumar?

Riesgos y posibles consecuencias del tabaquismo pasivo:

  • Aumenta el riesgo de padecer cáncer broncopulmonar en un 35%
  • Aumenta las posibilidades de padecer enfermedades cardiovasculares
  • Puede causar el desarrollo de patologías respiratorias.
  • Si además se fuma durante el embarazo: Abortos, partos prematuros y síndrome de muerte súbita del lactante,

Te presentamos un seguro que cubre la hospitalización y tratamiento de enfermedades graves en la Clínica Universidad de Navarra.

Conoce en 1 minuto el Seguro de tranquilidad salud élite

El acto de fumar es uno de los vicios más fáciles de adquirir, así como uno de los más comunes. Si te estás planteando dejar el tabaco tienes que tener claro que será una tarea difícil, requiere de esfuerzo y de mucha voluntad, pero con perseverancia y paciencia se puede conseguir. Además, las ventajas de dejar de fumar harán que haya merecido la pena.

Beneficios de dejar de fumar

Aquí estás de enhorabuena, porque todo serán buenas noticias. Los beneficios de dejar el tabaco son múltiples, aunque no todos son inmediatos, sino que mayoría se irán notando a medida que pase el tiempo.

Los primeros síntomas son, obviamente, un cambio de olor, ya no olerá a tabaco ni tu ropa, ni tu boca ni tu cabello. Los alimentos empezarán a saber mejor y el olfato se agudizará y, además, los dientes irán perdiendo ese tono amarillo tan característico de una persona fumadora.

Por último, como seguramente ya te habrán remarcado todas aquellas personas cercanas que querían que dejases de fumar, hay que tener en cuenta el ahorro considerable de dinero al eliminar este hábito de tu vida. El factor económico es otro de los importantes beneficios de dejar de fumar.

Beneficios por orden cronológico de dejar de fumar según pasan las horas, días, y años:

  • A los 20 minutos: la presión arterial y el pulso bajan a niveles normales, así como se incrementa la temperatura corporal.
  • A las 8 horas: los niveles de monóxido de carbono en la sangre bajan y el de oxígeno en la sangre se incrementa a niveles óptimos
  • A las 24 horas: se disminuye considerablemente el riesgo de sufrir un ataque cardíaco.
  • A las 48 horas: las terminaciones nerviosas empiezan a regenerarse y el gusto y el olfato vuelven a normalizarse.
  • De 2 semanas a 3 meses: aquí es cuando empieza a mejorar la circulación. Notarás que puedes caminar más ágilmente, ya que los pulmones trabajan mejor.
  • De 1 a 9 meses: empezarás a sentir que tienes más energía y que ciertos síntomas asociados al consumo habitual de tabaco (fatiga, dificultad para respirar, congestión, etc.), han ido disminuyendo, así como los resfriados o ataques de asma.
  • Al año: tienes la mitad de riesgo de tener una cardiopatía coronaria que una persona fumadora.
  • A los 5 años: se disminuye a la mitad la posibilidad de tener cáncer de pulmón, garganta, boca, esófago y vejiga.
  • A los 10 años: después de una década, tienes la mitad de posibilidades de padecer cáncer pulmonar que aquellas personas que siguen fumando.

Métodos más efectivos para dejar de fumar

Si después de leer todos los problemas que puedes estar causando a tu salud y a la de los que están a tú alrededor, y estás convencido de todas las ventajas que tiene dejar de fumar, ahora es el momento de conocer todos los métodos reconocidos que te ayudarán en tu camino.

Fármacos y medicamentos

Los medicamentos ayudan, desde el interior del cuerpo, a que la persona sienta menos ganas de fumar.

  • Vareniclina (con receta): comercialmente conocida como  Chantix® o Champix®, disminuye los síntomas de la abstinencia, así como el placer que se siente al fumar. Se recomienda tomar entre un mes y semana antes de dejar el tabaco. El tratamiento habitual es de 12 semanas de duración.
  • Bupropión o Zyban (con receta): comercialmente conocido como Zyntabac®, Odranal® o Wellbutrin® entre otros,  se trata de un antidepresivo que reduce las ansias y los síntomas de abstinencia que se produce al dejar la nicotina. Actúa en los agentes químicos del cerebro que provoca los deseos de fumar. Es mejor empezar este tratamiento 1 o 2 semanas antes de dejar de fumar y suele durar de 7 a 12 semanas.

Si vas a iniciar cualquiera de estos tratamientos, ten en cuenta siempre estas premisas:

  • El tratamiento será muchísimo más efectivo si tu convicción de abandonar el hábito del tabaco es clara.
  • Consigue apoyo desde tu médico de cabecera y/o grupos organizados oficiales de tu comunidad.

Te presentamos un seguro que cubre la hospitalización y tratamiento de enfermedades graves en la Clínica Universidad de Navarra.

Conoce en 1 minuto el Seguro de tranquilidad salud élite

Terapias alternativas

Existen otras terapias que pueden resultarte de interés en tu empeño por dejar este hábito, destacan la terapia magnética y la terapia por láser frío.

La terapia magnética consiste en colocar dos imanes pequeños en una zona determinada cerca de la oreja. Ambos imanes deben posicionarse en lugares opuestos para que estén separados. El magnetismo hace que los imanes no se muevan del lugar en el que se han colocado. Aunque no hay evidencias científicas, se dice que reduce la ansiedad y la necesidad de fumar. Sin embargo, es necesario complementarla con otra terapia para que sea más efectiva.

La terapia por láser frío o láser de baja intensidad está muy relacionada con la acupuntura. En esta terapia lo que se usa son rayos de láser fríos en zonas específicas del cuerpo para estimular la producción de endorfinas y, así, reducir los síntomas de abstinencia.

Si estuvieras interesado en estas terapias alternativas u otras que están ganando adeptos como la hipnosis, puedes buscar más información, pero siempre verifica bien quién es el profesional que está detrás y otros casos de pacientes.

Sustitutivos de la nicotina

Algunos productos, que funcionan como sustitutos del tabaco, ayudan a la disminución de su consumo. El más común es el parche de nicotina, ya que al tener una gran cantidad de nicotina, reduce los síntomas de abstinencia.

El segundo más conocido serían los cigarrillos electrónicos, los cuáles aún están en análisis, y a pesar de que pueden ayudar a sustituir el consumo de tabaco, pueden acabar siendo igualmente perjudiciales.

En la misma línea se encuentran los filtros que, aunque reducen el alquitrán, no eliminan la nicotina del tabaco, en estos últimos, se pueden conseguir de sabores y, de esta manera, provocar una aversión provocada hacia el cigarro.

Los 5 Libros para dejar de fumar más leídos

Recuerda que no estás solo y que puedes apoyarte de otras personas que han pasado por lo mismo que tú, muchos de ellos decidieron además dejar sus métodos y procesos impresos para ayudar a otros a aprender cómo dejar de fumar. Aquí tienes una lista que te ayudará a cambiar, primero, la mentalidad para, luego, cambiar el cuerpo:

  • Es fácil de fumar si sabes cómo, de Allen Carr: en este libro, el autor, comparte el método Easyway para que su lector deje de fumar con poco esfuerzo, sin ansiedad, así como sin el temido aumento de peso. Afirman que tiene un 90% de éxito.
  • El método rápido para dejar de fumar, de Simón Hergueta: en este libro podrás encontrar herramientas y cuatro reglas fundamentales para eliminar el tabaco de tu vida.
  • Dejar de fumar para Dummies, de Sally Lewis y David Brizer: es un libro muy fácil donde explica detalladamente distintas estrategias y herramientas para concluir, con éxito, todo el proceso de dejar el tabaco sin recaídas.
  • Fumabook, de P.M.Alles: se trata de un eBook que incentiva al lector a dejar fumar motivandolo a vencer sus miedos y la ansiedad que provoca dejar este hábito. Contarás, además, con el apoyo de “Fumabook-grupo” con el fin de que te relaciones con otras personas, que están en tu misma situación, a través de las redes sociales.
  • Un año sin fumar, de Fernando Arronera: aquí podrás leer la experiencia, de primera mano, de un ex fumador, pero desde un punto de vista humorístico. Arronera relata todo lo que hizo para dejar de fumar, así como los métodos que no le funcionaron.

Se calcula que el tabaco mata a unas seis millones de personas al año, personas consumidoras y no consumidoras, pero expuestas al humo de los cigarrillos.

Dejar de fumar no es fácil, pero los beneficios que has podido ver en este artículo para ti y para quienes te rodean harán que la recompensa merezca soberanamente todos los esfuerzos.

¿Has iniciado tú camino? Déjanos tu comentario